ORÍGENES Y DESARROLLO HISTÓRICO

Desde mi juventud, como peruana-alemana, tenía un interés personal de fomentar la amistad entre personas jóvenes del Perú y Alemania, para aportar de esta manera a la comprensión de las naciones. Pero nunca me hubiese atrevido a fundar una organización y entusiasmar a tantos jóvenes a viajar conmigo a Alemania, si no hubiese tenido un esposo tan comprensivo y valiente a mi lado. Su apoyo, su consejo y su fe en mí, inclinaron la balanza. Carlos Heinz Noeding, peruano -con corazón alemán- apoyó a la organización y, sobre todo, al financiamiento de los viajes de los grupos de estudio. Sin descuidar su propio negocio, me acompañó incansablemente y garantizó el respeto y la seguridad de los jóvenes bajo nuestra tutela. Desde la fundación de la Asociación CAPA, ésta pudo contar siempre con el desinteresado apoyo de toda la familia Noeding. Nuestras hijas, Cathy y Edith, muchas veces acompañaron los grupos; pero sobre todo pudimos contar con el apoyo singular de nuestro hijo Karl-Heinz. Ya de joven médico asistente y ahora como director médico sacrifica mucho tiempo para fortalecer el intercambio en Alemania y estar a nuestro lado cuando surgen problemas. Desde que falleció mi esposo, nuestro hijo, Kurt, se dedica con mucho éxito a la dirección de CAPA, en paralelo a sus actividades como docente universitario. Él dicta los cursos de Orientación, acompaña a los escolares peruanos a Alemania y asume la tutoría de los intercambistas alemanes durante su estadía en el Perú. Nuestros primeros viajes estuvieron caracterizados por muchas dificultades, porque la valla más difícil de tomar era, siempre, encontrar suficientes familias amorosas en Alemania. Se le pidió a toda la familia, a todos los amigos y a todos los conocidos por ayuda. Pero con los años y con la experiencia logramos comprometer coordinadores voluntarios en Alemania, que nos aseguran encontrar las familias idóneas para nuestros intercambistas. Los primeros grupos de intercambio no eran muy numerosos; sin embargo, nos hicimos de la reputación de preocuparnos por cada uno de los participantes de nuestro grupo y de asesorarlos y acompañarlos constantemente durante el tiempo de su estadía en Alemania. Ahora tenemos que cuidarnos, que los grupos no sobrepasen el número máximo de 70 jóvenes. Con los primeros grupos viajamos a la Alemania dividida, y visitaron con nosotros Berlín occidental y Berlín oriental. Éstas son experiencias que seguramente los forjaron para toda su vida. Pero también viajamos con ellos a Munich, y a la nieve para esquiar, de tal manera que tuvieran, para compartir, una impresión variada y diferenciada de Alemania, en el Perú. Nuestros intercambistas peruanos experimentan en los últimos años un Berlín moderno en una Alemania unificada. Cuando empezamos con los viajes de intercambio, reinaba el terror con “Sendero Luminoso” en Perú,  y el intercambio era bastante unilateral, es decir, en realidad consistía solo de una invitación generosa de las familias anfitrionas alemanas. Después de que Perú superó estos terribles años, por fin se desarrolló la segunda parte de nuestro proyecto: los alemanes perdieron el temor ante el Perú y muchos escolares alemanes vienen por fin de visita con el intercambio y conocen Perú. Siempre es una gran alegría, cuando escuchamos que regresan fascinados por el Perú a Alemania; y que muchas veces repitan la visita a nuestro país. Cada año CAPA financia una beca para un intercambista, e invita a un profesor. Además, CAPA auspicia hace 10 años el Certamen de Audición Musical (CAM) de los colegios Villa Caritas y San Pedro; un concurso musical a nivel nacional, cuyo primer premio consiste en participar de nuestro intercambio. Es para mí una gran satisfacción y alegría, haber podido ayudar a la juventud a tender puentes de un mundo a otro. Hilde Koltermann de Noeding Presidenta y Fundadora de la Asociación Civil CAPA.